Viaje a las raíces

Después de una semana en León con mi chico y disfrutando de la buena comida de la mama vuelvo al ataque.

En este viaje no solo he presentado a Àlex a mi familia, también le he enseñado donde me crié y donde di mis primeros pasos para ser lo que soy ahora. Una de las paradas ha sido la biblioteca municipal de mi pueblo.

Allí visitamos por sorpresa a Susana, la bibliotecaria y la protectora de mi refugio nuclear anti matones. Allí vimos mi ficha de socio con el número 505 y hojeamos libros que me trasladaban a otra época pero al mismo tiempo reflejan lo que hoy soy. Un creador de cosas. Me pasaba las horas mirando libros de inventos y leyendo las teorías de Isaac Asimov. Estudiando libros de electronica para niños y otros de costura o manualidades.

Ficha de socio de la biblioteca, debajo está la de mi hermano. Que tenía más carrerilla que yo, pero luego le adelanté...

También había novelas en mi repertorio, toda esa ficción que me evadía de la realidad más bien tirando a jodida y que ahora hacen que tenga una imaginación y una creatividad de la que me siento muy orgulloso.

Esto de las raíces, parece que no, pero es importante. Ahora me doy cuenta que hay un montón de cosas de cerámica en mi infancia. Y el diseño, las formas y la búsqueda de la utilidad está presente en cada cosa que hacía. Además este viaje me ha demostrado lo que he madurado en el último año y lo bien acompañado que estoy.

Este artículo es corto, pero quería decir que vuelvo con fuerzas renovadas y pienso darle mucha caña a talcomofue.com. Vuelvo con ganas de comerme el mundo y en pocos meses arrancar una producción suficiente para poner a la venta algunas piezas y empezar el circulo de la creación diseñando nuevas piezas. Pero primero quiero terminar el primer paquete de tres y mejorarlo todo lo que pueda. Para ello estoy buscando un local compartido para tener mi estudio de cerámica.

This article is my 4th oldest. It is 355 words long, and it’s got 1 comment for now.